¿Qué mala suerte la mía?

learntovote

Indefectiblemente siempre que se producen unas elecciones me veo enfangando en la misma discusión sobre la elección de los miembros de la mesa electoral. Mi impresión es que debo ser de los pocos que defiende que la designación es intransferible y que, en principio, todo el mundo es elegible. Más raro me siento cuando digo que me haría ilusión que me tocara. En la democracia actual, desafortunadamente, las oportunidades que tenemos de una participación directa son muy escasas, y creo que hay que aprovecharlas. En este sentido, me parece curioso que haya tantas quejas sobre cómo las democracias actuales limitan en exceso la participación popular, como quejas de que me ha tocado ser miembro de mesa electoral.

Creo que es fundamental que la designación comprometa a cualquier ciudadano. La democracia es el proceso básico de gobierno que tenemos en nuestra sociedad, y en tanto en cuanto somos miembros de la misma, es preciso que cualquier ciudadano esté dispuesto a colaborar en su mantenimiento. Esto es independiente de las convicciones políticas del individuo. Así, aquellos que sean apolíticos tienen las mismas responsabilidades para con la democracia que los que militan en algún partido. Es cómo si estuviéramos todos inmersos en un autobús donde cada cierto tiempo es preciso repostar y cambiar de conductor. Todos los viajeros tienen derecho a elegir quien será el nuevo conductor, y presentarse si lo desean al puesto, aunque no todos les importe quién sea ni a dónde vamos. Ahora bien, aquí todo el mundo tiene que aportar al bote para comprar gasolina.

Además, esta participación no se puede delegar (y mucho menos comerciar), ni se puede basar en el reclutamiento voluntario, ya que esto abriría las puertas a posibles manipulaciones indeseadas del sistema. No es necesario controlar un número elevado de mesas electorales para poder inclinar la votación a favor de un candidato. Así, cualquier mecanismo en el que tenga cabida que la designación de los miembros pueda ser influenciada por terceros está comprometido a ser manipulado.

Si te toca mesa, aprovecha esa suerte :p