IA = Automatizar lo inefable

En este video de apenas cinco minutos, Cassie Kozyrkov resume en qué consiste la Inteligencia Artificial (IA) en solo tres palabras: automatizar lo inefable (en inglés, Automating the Ineffable*). Este lema, al más puro estilo Less is More de Mies Van der Rohe, me parece que condensa como ninguna otra definición qué es la IA.

Está claro que automatizar tiene que estar presente, de alguna u otra manera, en una definición sobre la IA. La A de artificial recoge la aspiración de crear una inteligencia escapando de los métodos naturales. La automatización sería el proceso de describir computacionalmente los procesos cognitivos necesarios para construir esa inteligencia artificial. ¿Pero cómo vamos a describir algorítmicamente los procesos mentales si no somos capaces de explicarlos? Y aquí entra la segunda parte de la definición: lo inefable.

Efectivamente, la inteligencia, o más concretamente lo que llamamos mente o consciencia, es inefable (al menos a día de hoy). En palabras de Patricia Tezanos tenemos dos grandes problemas para explicar que es la consciencia: uno suave y otro duro. El problema suave (soft problem) es que ignoramos cómo trabaja el cerebro para hacer emerger la consciencia. El problema duro (hard problem) es que no sabemos cómo a partir de algo material y objetivo como el cerebro aparece algo inmaterial y subjetivo como la mente, esto es, cómo a partir del mundo material surge el mundo de las ideas. Este segundo problema va más allá del aspecto funcional, y plantea una cuestión que se sitúa en la frontera de lo que podemos conocer científicamente**.

Si la IA pretende emular la inteligencia humana, y no somos capaces de explicar en qué consiste ni cómo funciona, entonces necesitamos algoritmos que imiten el comportamiento sin necesidad de entenderlo. Aquí entra en juego el aprendizaje automático (en inglés, machine learning) que se basa en codificar con ejemplos lo que un programador no puede expresar con reglas. De esta manera, no es preciso entender cómo funciona el cerebro para poder describir el comportamiento del mismo. Los algoritmos se entrenan con ejemplos de entradas y respuestas correctas, y son capaces de aprender un modelo que aprenden los patrones que asocian las entradas a las respuestas. Este podría ser el caso de un clasificador de correo indeseado (spam) que ha sido entrenado con ejemplos de correos válidos y correos basura. Cuando llega un nuevo correo es capaz de asignarle la etiqueta correcta (o al menos la mayor parte de las veces).

Volviendo a la definición de qué la IA consiste en automatizar lo inefable, de ésta se desprende que el concepto de IA explicable (XIA, en inglés Explainable AI)  es un oxímoron. Si es una IA,  no puede explicarse por la propia definición. Así, se establece una condición necesaria para poder referirse a un sistema como inteligente. Un algoritmo que permita explicar la decisión que ha tomado no puede ser inteligente, de la misma manera, la inteligencia natural no puede explicar cómo toma las decisiones. En concreto, un sistema implementado con una regresión lineal o logística, o un árbol de decisión no deberíamos llamarlo IA.

Esta definición impacta sobre aspectos éticos de profundo calado. Por ejemplo, en la carta de Derechos Digitales se establece el derecho a qué los sistemas de IA aseguren su transparencia, auditabilidad, explicabilidad y trazabilidad. Este derecho colisiona con la propia definición que estamos discutiendo. Si la toma de decisiones de los sistemas IA no es explicable, como vamos a garantizar la explicabilidad. En cambio, sí que aplica a otro tipo de sistemas basados en técnicas que por su simplicidad permiten una explicación transparente y clara de en qué han basado su decisión. 

Creo que estamos lejos de construir una IA general capaz de emular la inteligencia humana***. En este camino resolvemos tareas parciales y muy específicas en las que imitamos el comportamiento humano. IA es un término extremadamente ambicioso que requiere contextualizarlo a las tecnologías que disponemos actualmente si no queremos devaluarlo. No todos los sistemas basados en algoritmos de aprendizaje automático merecen esa denominación, lo cual no significa que los algoritmos más sencillos sean inútiles. Al contrario suelen ser una gran solución de compromiso en la mayoría de los casos reales donde no tiene por qué ser necesario incluir una IA. 

Por último, hay que tener en cuenta que los algoritmos resuelven las tareas de manera radicalmente distinta al ser humano. Se basan en formulación matemática que es más compleja cuanto más se asemeja la tarea a lo que entendemos por IA. En este punto de sofisticación, no es que no se pueda explicar cómo toman decisiones los algoritmos, es que nadie entiende la explicación. Es comprensible la preocupación de la sociedad por las implicaciones que conlleva convivir con sistemas artificiales que toman decisiones de manera autónoma. Ahora bien, me temo que a medida que incrementemos la complejidad de estos sistemas, la confianza que depositemos en los mismos pasará por tener sistemas ultra-probados, que garantizen que funcionen en la inmensa mayoría de las situaciones, más que disponer de manuales de cómo funcionan super detallados.

* Fijaos que las siglas en inglés de Artificial Intelligence (AI) se pueden utilizar como regla nemotécnica de la propia definición Automating the Ineffable (AI).

** Depende de a quién le preguntes te dirá que está a un lado u otro de la frontera.

*** A día de hoy dudo que podamos construir una inteligencia artificial general, o al menos, yo no veo que se esté siguiendo un plan claro que asegure un éxito a medio o largo plazo.

Sobre el uso de las mascarillas en interiores

Hoy es el primer día en el que se elimina la obligatoriedad del uso de mascarillas en interiores. Me ha parecido oportuno publicar mis propias reflexiones sobre el asunto de cara incidir puntos que considero importantes y promoveer debate senero.

El punto sobre el que quiero centrar la atención es la razón subyacente que motiva la publicación del Real Decreto 286/2022. Básicamente, la alta transmisibilidad de la variante Ómicron ha producido un cambio drástico en el desarrollo de la pandemia desde su aparición a finales del año pasado. Si juntamos la aparición de esta variante con el uso que hacemos de las mascarillas, el resultado es que las mascarillas han dejado de ser una medida eficaz para evitar el contagio. Solo tenemos que comparar los números de contagios que se han producido desde la aparición de Ómicron con lo que se producían antes con medidas de protección similares.

Es importante entender que las mascarillas por si mismas siguen siendo igual de eficaces lo que provoca su baja eficiencia es el uso de la mismas. Por verlo con una metáfora, si vamos en coche ¿nos quitamos el cinturón cuando tomamos una curva acelerando? Evidentemente no. El cinturón está puesto durante todo el trayecto, ya que en cualquier momento puedes tener un accidente. De hecho la probabilidad aumenta cuando la conducción es más peligrosa. En cambio, en un avión el cinturón sólo se pone en situaciones de riesgo manifiesto: despegue, aterrizaje, turbulencias… Ya os podréis imaginar que la combinación Ómicron y las mascarillas se asemeja más al coche y cinturón que al avión. Y aquí tenemos la paradoja, durante los últimos meses, nuestros usos sociales han derivado a que nos quitemos la mascarilla en los momentos con más probabilidad de contagio. Tanto en entornos personales como laborales, nos hemos acostumbrado a estar sin mascarilla en momentos que combinan escasa ventilación, cercanía, larga duración y conversación animada. Estos momentos incluyen reuniones familiares o con amigos, pausas para tomar cafés, comidas y cenas, ocio nocturno… Juntamos estos usos sociales con la alta transmisibilidad de Ómicron y nos lleva a que el número de contagios desde que apareció la variante ha sido elevadísimo a pesar de haber tenido unas medidas que incluso obligaban a llevar mascarillas en exteriores. Y es que la Ómicron es como el coche, el accidente puede ocurrir en cualquier momento.

El segundo punto clave es que estos usos y costumbres los hemos adquirido siguiendo un proceso más o menos consciente donde hemos asumido que el coste-beneficio que supone contagiarse frente a socializar se inclina en favor del segundo. Seguro que habrá gente que conviva con estrictos grupos burbujas, pero la gran mayoría de la masa social se pone y se quita la mascarilla atendiendo a necesidades sociales, no sanitarias. Inevitablemente, esto ha derivado en que las mascarillas se hayan convertido en una medida casi tan ineficaz como los geles hidroalcohólicos. Por recordar, desde hace más de un año se sabe que la COVID no se transmite por contacto de superficie, aun así, hasta hace bien poco, todavía era obligatorio desinfectarse las manos para entrar en determinados sitios.

En este contexto (alta transmisibilidad, uso ineficaz de la mascarilla), el gobierno de España ha optado en levantar la necesidad de llevar mascarilla en interiores como la gran mayoría de paises europeos. Además, en nuestro caso, esta medida se apoya en la explendida tasa de vacunación que tenemos con un 92% de pauta completa en población mayor de 12 años, y con índices que rozan el 100% en los grupos más vulnerables. Con el contexto que tenemos, las medidas alternativas de intentar parar el contagio de la Ómicron de manera lo más eficaz posible nos llevarían a la situación que ha vivido Sanghai con confinamientos duros. No hay punto medio, si queremos socializar físicamente, es inevitable que se sigan produciendo contagios. Teniéndo en cuenta que la COVID ha venido para quedarse —dado que no tenemos vacunas que impidan el contagio, ni la vacunación ni las medidas es homogénea en todo el mundo— nos hemos enfrentando a la tesitura de elegir entre uno de los dos escenarios. Creo que la gran mayoría estaremos de acuerdo en que la decisión que se ha tomado es la correcta.

Ahora nos encontramos en una situación compleja de gestionar siendo uno de los paises que más tiempo ha llevado la mascarilla puesta. Creo que hay que manejarse con prudencia ya que habrá gente que se sienta incómoda con esta medida, o que la rechaze de pleno. Pero a la vez también creo que tenemos que racionalizar paso a paso esta situación, asumir con serenidad y madurez el cambio que se inicia y ser consecuentes con nuestros propios actos.

Understanding discussions of citizen science around Sustainable Development Goals in Twitter

David Roldán-Álvarez, Fernando Martínez-Martínez, Estefanía Martín and Pablo A. Haya,

in IEEE Access, 2021, 9, pp. 144106-144120 https://doi.org/10.1109/ACCESS.2021.3122086

Abstract

Citizen science (CS) involves volunteers who participate in scientific research by collecting data or by addressing the needs of the project they are involved in. In the last years, there has been an increasing interest in how CS can contribute to the achievement of the UN Sustainable Development Goals (SDGs), that aim to reach a sustainable future. Research about data quality has taught us that through using an appropriate methodology, CS can foster scientific knowledge and promote specific actions to achieve accomplish goals. However, there is not much information about the SDGs that CS is more interested in. This paper presents a long-term study on how CS discuss about SDGs in Twitter, aiming to classify the discussion around the SDGs. The paper reports on a variety of topics such as open science, innovation and biodiversity, among others, but the results show that the most addressed topic in CS discussions in Twitter is about climate change, with corresponds to the SDG 13. Based on these findings, it is possible to affirm that climate change is a hot topic in CS in Twitter. However, there are also other SDGs that although underrepresented, are also discussed in CS.

Que un dato personal sea público no significa que tengas derechos a utilizarlo comercialmente sin el consentimiento de la persona

¡AVISO A NAVEGANTES! Hay que tener mucho cuidado con el tratamiento de datos personales que provienen de fuentes accesibles al público.

Nos llegan con relativa frecuencia proyectos a los que tenemos que decir que no. En todos ellos nos piden extraer datos personales de páginas webs o plataformas sociales. Estos datos de caracter personal suelen ser nombres de personas físicas con información variopinta asociada. Realizar webscraping o técnicas similares no es ilegal per se, el problema nos lo encontramos en la finalidad que se dé a los datos que se recopilan. Una frase para grabarse a fuego: “Que un dato personal sea público no significa que tengas derechos a utilizarlo comercialmente sin el consentimiento de la persona”.

El ejemplo que siempre pongo: que alguien publique en su perfil de twitter/FB/página personal su orientación sexual, patologías médicas, ideología…, no da derecho a nadie a en almacenar esos datos, crear un perfil, y tomar acciones en función de ese perfil, como por ejemplo, enviar publicidad personalizada.

La RGPD protege claramente el uso de datos personales en distintos ámbitos. En particular, los datos se ceden siempre con una finalidad concreta, y no pueden ser utilizados para otros fines sin informar a la persona ni recoger su consentimiento explícito.

Os dejo una sentencia reciente donde se multa a Equifax con un millón de euros por recoger datos personales del BOE para valorar la solvencia económica de dichas personas. La conclusión que extrae el abogado que ha escrito la entrada: “La principal lección a tener presente tras esta primera publicación es que los datos personales publicados en fuentes accesibles al público no pueden tratarse libremente.”

Influir en Europa: Por una Europa Adaptada a la Era Digital en la Fundación Carlos de Amberes

El pasado 21 de Septiembre participe en las jornadas organizadas por la Fundación Carlos de Amberes tituladas “Diálogos sobre la digitalización en el futuro de Europa.”

Derivado de esta participación escribí la siguiente reflexión: Herramientas colaborativas en una Europa Digital.

La intervección ha quedado recogida en este video:

También os dejo la transcripción de la intervección:

Mientras preparaba esta intervención, por raro que os suene, me vino a la cabeza la figura de Denis Diderot, el gran escritor, filósofo y enciclopedista francés de la Ilustración, autor junto con d’Alembert de la “Enciclopedia”, su obra magna compuesta por 72 000 artículos. En este 2021 se cumplen 20 años desde que comenzó su andadura la Wikipedia. Actualmente recopila el saber humano en alrededor de 57 millones de artículos escritos en más de 300 idiomas, y se encuentra entre los 15 sitios más visitados de Internet. Creo que Diderot se sentiría orgulloso de este logro sin precedentes creado gracias al esfuerzo colaborativo de millones de personas que han aportado su granito de arena en forma de conocimiento y tiempo.

Sin duda, herramientas que tomen como modelo a la Wikipedia están dentro de las que me gustaría tener para la Europa Digital del futuro. Un ágora digital, como comentaba Daniel Inneratity, que permita coordina a los ciudadanos para poder resolver problemas reales, que fomente un uso creativo de las mismas, que habilite la discusión, agregue opiniones, y permita analizar y sintetizar conclusiones de millones de usuarios. Herramientas que canalicen el excedente cognitivo del que nos habla Clark Shirky. En sus propias palabras, una de las cosas que hace que la época actual sea notable es que ahora podemos tratar el tiempo libre como un activo social que puede aprovecharse para grandes proyectos creados en común, en lugar de como un conjunto de minutos individuales que se pierden de uno en uno.

Por otro lado, creo que la Inteligencia Artificial abre una ventana de oportunidades para impulsar el desarrollo de servicios digitales que permitan mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, la productividad de las empresas y la eficiencia de las administraciones como exponía Lucía Velasco. Aquí encontramos aplicaciones que impactan en una mejor atención sanitaria, en una fabricación y distribución más eficientes, en una producción agrícola más adaptada al cambio climático, en mejores servicios públicos, como la gestión del reciclaje, un transporte más seguro y limpio, y un consumo y producción de energía más barata y sostenible.

Especial atención adquieren los datos como principal combustible de la IA, la economía del dato a la que apelaba Andrés Ortega. Necesitamos datos abiertos de calidad, accesibles, y que se mantengan actualizados, así como seguir impulsando un marco ético y regulatorio que nos permita trabajar con datos de carácter personal con todas las garantías para el ciudadano que nos comentaba Noemí Brito. Esta transformación tiene que regirse, tal como establece la propia Unión Europea, dotándonos de sistemas de IA que sean seguros, transparentes, éticos e imparciales y que estén bajo el control humano. En definitiva, una IA fiable y centrada en las personas que nos introducía Lina Gálvez en su transformación justa.

Este camino no se puede recorrer con el sector privado y el sector público andando cada uno por su cuenta. Necesitamos una mayor colaboración público-privada en la línea que propone la economista Mariana Mazzucato, y que ya se ha iniciado desde el gobierno de España con programas como Misiones Ciencia e Innovación. Pero también mejorar herramientas de contratación como la Compra Pública Innovadora, disponible pero actualmente infrautilizada.

Finalmente, me gustaría señalar que esta nueva Europa Digital no está exenta de riesgos generados por las propias tecnologías. Sin duda son importantes todas aquellas amenazas que atenten contra la privacidad y propiedad de los datos, aunque mi mayor preocupación es la difusión de la desinformación, en particular, por agentes externos que tienen como objetivo minar los valores europeos, las instituciones y los sistemas democráticos en línea que han comentado Nacho Torreblanca, Manuela Battaglini y Daniel Inneratity. Tiene que ser una prioridad para Europa contrarrestar la desinformación y garantizar la libertad de expresión, los debates democráticos pluralistas e inclusivos y la libertad de los medios de comunicación.

Gracias

Pablo A. Haya Coll ~ Septiembre 2021

Collaborative Video-Based Learning Using Tablet Computers to Teach Job Skills to Students with Intellectual Disabilities

David Roldán-Álvarez, Estefanía Martín, Pablo A. Haya

Education Sciences. 2021; 11(8):437. https://doi.org/10.3390/educsci11080437

Abstract

Information and Communication Technologies (ICT) provide different opportunities to students with intellectual disabilities and to professionals who work with them. However, few studies address the use of collaborative learning platforms and handheld devices to enhance the integration of people with intellectual disabilities in the labour market. We present a learning experience where active methodologies, such as collaborative work, are combined with the use of iPads and a learning management system following a video self-modelling methodology. The goal of this study was to determine whether the combination of traditional methodologies and new could be appropriate for students with intellectual disabilities and how they behave when having to rate their partner’s work. The results show that the combination of active learning methodologies, video self-modelling and the use of learning platforms and tablets is promising for teaching job related skills to students with intellectual disabilities, as participants experienced increased motivation to complete the tasks, improving their skills in the process

Nuevo artículo: ¿Cómo se difunden las noticias falsas?

Cada vez es más complicado discernir lo real de lo ficticio, la verdad de la mentira. Y no nos lo ponen fácil como estamos viendo durante la crisis sanitaria que nos está tocando vivir. No es de extrañar que el pensamiento crítico sea una de las competencias claves de este siglo XXI. Cultivar ese pensamiento requiere conocer los mecanismos que nos dificultan separar hechos de opiniones, que camuflan lo falso como verdadero, o que amplifican artificialmente la mentira.

En el siguiente artículo resumo cómo se difunden las noticias falsas, una amenaza seria a nuestra convivencia en la que intervienen bots, inteligencia artificial y nuestro propio cerebro. Este artículo ha sido publicado en el número especial de la revista BIT del Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicación que conmemora la cien años de vida del título de Ingenierio de Telecomunicación.

Adicionalmente, el blog del IIC ha publicado una versión extendida del artículo anterior dividia en las siguientes dos entradas:

Finalmente, mi compañero Alejandro Vaca escribió una entrada intímamente relacionada sobre las tecnologías de Procesamiento de Lenguaje Natural que se emplean en la generación de noticias falsas.

Impact of different interaction protocols on group communication, satisfaction and learning outcomes of primary school children when using multitouch tabletops

David Roldán-Álvarez, Adrián Bacelo, Estefanía Martín, Pablo A. Haya

Computer & Education, Volume 152, July 2020, 103875. DOI: https://doi.org/10.1016/j.compedu.2020.103875 JCR 2018: 5.296 – 11/106 COMPUTER SCIENCE, INTERDISCIPLINARY APPLICATIONS – Q1, 4/253 EDUCATION & EDUCATIONAL RESEARCH – Q1

Highlights

  • The relationship between interaction protocol and verbalisation is investigated.
  • Student learning and motivation have also been measured through tests.
  • The turn-taking protocol enhanced verbal communication.
  • Students’ motivation regarding the multi-contact table was high.
  • Students like to work in groups, but they don’t like what such collaboration entails.

Abstract

Using information and communication technology (ICT) in childhood education is becoming more relevant as research shows that it can be used to foster children’s academic and non-academic skills. ICT can help build environments where children can communicate and collaborate, but creating effective learning environments is not trivial. It is thus necessary to study which configuration is the most appropriate for encouraging collaboration. In this work, we present how two different ways of interacting with a multitouch tabletop, taking turns without having to agree on the answer and working simultaneously but having to agree on the answer, affect group communication and children’s satisfaction. We have carried out four different learning experiments involving 180 children between 6 and 11 years of age who had to solve math problems in groups of three and four at a multitouch tabletop. Our results suggest that turn-based interaction makes students communicate more with each other when solving activities in groups. In addition, children’s satisfaction is high when they perform activities at a multitouch tabletop, but learning outcomes seems to not be impacted by the way of interacting with the device. Thus, while multitouch tabletops can be used to create collaborative learning environments, it is the way in which students interact with the device that may impact group communication.

¿Por qué es tan díficil predecir el crecimiento exponencial?

En estos terribles días nos están sorprendiendo la rapidez con que se está evolucionando la pandemia. En España, si hace un par de semanas teníamos un centenar de casos confirmados (2-mar), en unos pocos días la cifra se multiplicó vertiginosamente superando los 10 000 casos (17-mar). Cuando escribo estas líneas (26-mar a media noche), la cifra ha superado los 50 000. Poca gente se imaginaba, entre los que me incluyo, la velocidad con que el virus se expande entre la población, y eso que solo podemos contabilizar los casos confirmados, ya que las estimaciones de contagiados reales son muchos más elevadas.

La causa de esta velocidad es que el crecimiento del número de contagios sigue un evolución exponencial, esto es, cada día el número de casos nuevos es igual al número de casos del día anterior multiplicado por un factor que se mantiene constante. Aunque el crecimiento exponencial es común en la naturaleza, nuestra percepción está acostumbrada a cambios lineales. Por ejemplo, cuando viajamos en un coche a velocidad constante, la distancia que recorremos se incrementa linealmente, cada segundo recorremos un número fijo de metros (v), y recorremos tanto metros como la velocidad que llevamos por el tiempo que llevamos (v*t). Si vamos a 72 km/h, nos desplazamos cada segundo 20 metros. Durante 100 segundos, recorremos 2 000 metros. Si pisamos a tope el acelerador, recorremos en mucho menos tiempo la misma distancia, ya que pasamos de un crecimiento lineal a un crecimiento cuadrático, donde la distancia recorrida depende del cuadrado del tiempo (t2). Aun así, este crecimiento es mucho más lento que el crecimiento exponencial.

expcualin_log_scale

En la gráfica anterior se muestra la evolución de tres fenómenos que crecen lineal, cuadrática, y exponencialmente. Al principio, tanto la curva lineal como la cuadrática crecen más deprisa que la exponencial (eje X, t=1 y t=2). En el cuarto segundo (t=4) ya se emparejan la curva lineal y exponencial. Y el sexto segundo (t=6) es el último en el que la curva cuadrática está por encima de la exponencial. En los siguientes instantes, la curva exponencial se aleja constantemente de las otras dos. En este ejemplo, si fueran metros lo que estuviéramos midiendo, a los 20 segundos, la curva lineal hubiera llegado a 40 metros, la curva cuadrática a 400 metros, y la curva exponencial a ¡más de medio millón!. Si fuera la propagación de distintas enfermedades lo que estuviéramos midiendo, cambiamos segundos por días, y metros por personas contagiadas, y la cabeza nos empieza a dar vueltas.

Entender la evolución de este fenómeno requiere un fuerte entrenamiento en análisis de datos, y aun así, no es fácil reconocer este tipo de crecimiento. El famoso médico y gurú de la visualización de datos, Hans Rosling, relata así su propia experiencia en su libro Factfulness1.

Como el resto del mundo, fui demasiado lento para entender la magnitud y la urgencia de la crisis del Ébola. Había asumido que el aumento de los casos era una línea recta cuando en realidad los datos mostraban claramente que era una línea exponencial. Una vez que entendí esto, actué. Pero hubiera deseado haber entendido y actuado antes.

Hans Rosling. Factfulness

A esto sesgo, Hans Rosling lo denominó el instinto lineal.

Todavía más difícil es entender y predecir la evolución de dos enfermedades que crecen exponencialmente pero a distinto ritmo. Esto lo ilustro con la siguiente gráfica que muestra la evolución en contagios del COVID-19 y la gripe, que tienen números reproductivos básicos (R0) parecidos pero que derivan en números de contagios enormemente dispares.

covid19vsflu_log_scale

Esta gráfica está sacada con datos simulados partiendo de los R0 estimados para cada enfermedad extraidos del ejemplo propuesto por Jeremy Howard y Rachel Thomas2. En la realidad este número no es fijo, sino que disminuye con el tiempo gracias a medidas como vacunas, distancia social, confinamiento… así como también baja dado que cada vez hay menos personas a contagiar. En un escenario real no tendrían por qué llegar a contagiarse medio millón de personas tan rápidamente.

Aunque nos parezca que los contagios crecen de manera indefinida (de nuevo otra variante del instinto lineal), lo cierto es que gracias a las medidas que estamos tomando la curva terminará aplanándose, y la tasa de reproducción bajará por debajo de 1, momento en el cual habremos vencido al virus.

Referencias

1 Factfulness: Diez razones por las que estamos equivocados sobre el mundo. Y por qué las cosas están mejor de lo que piensas. Hans Rosling, Ola Rosling, Anna Rosling Rönnlund

2 Covid-19, your community, and you — a data science perspective, escrito por Jeremy Howard y Rachel Thomas, y traducido al español por Leonardo González en Covid-19, su comunidad y usted: una perspectiva de ciencia de datos

Ponencia en CAMTO 2019

El pasado 25 de noviembre se celebró la Tercera Conferencia Centro Avanzado de Métricas del Talento Organizacional (CAMTO) en el centro de formación de Correos ubicado en la calle Conde Peñalver. Es un foro de innovación donde se presentan iniciativas relacionadas con analisis de datos y métricas en recursos humanos.

En este edicción presenté los primeros resultados preliminares de un trabajo conjunto con David Aguado, y Antonio Moreno. Este trabajo emplea técnicas de minería de textos, y Procesamiento de Lenguaje Natural, para extraer métricas que reflejen capacidades organizacionales.

Partiendo de la capacidad de Adaptación e Influencia del modelo CAMTO, hemos analizado 381 informes públicos de empresas del IBEX 35 mostrando diferencias notables en cómo se posicionan en temas claves que impactan en esta dimensión (transformación digital, concialición, diversidad e inclusión…). Estas diferencias se acentúan por sector, siendo la empresasa energéticas y financieras las que muestran un mejor posicionamiento en esta dimensión.

Se han analizado los informes desde los años 2014 al 2017 observándose, que en promedio, se ha duplicado la métrica en esta dimensión, lo que puede demostrar una mayor preocupación, en general, de las empresas por los temas anteriormente descritos.

Los resultados presentados están muy relacionados con la primera ponencia de la conferencia de María Odriozola sobre comunicación y planes de acción en Responsabilidad Social Corporativa. En siguientes análisis seguiremos refinando la métrica, así como incluyendo nuevas dimensiones.

Puedes leer un resumen de la conferencia en el blog del IIC.